Predicciones en fraude y pagos para 2019: sin efectivo, pero con cuidado

Por TJ Horan

Vicepresidente de soluciones antifraude en FICO

Mi predicción para el 2019 es que mi billetera será aún más delgada para el próximo diciembre. Predigo que yo, junto con millones de otros consumidores, no tendremos efectivo en 2019. De acuerdo con los nuevos datos de Capital One, tres de cada 10 estadounidenses dicen que nunca o casi nunca llevan dinero en efectivo, y que los milenial, especialmente las mujeres en el sureste y suroeste son las que tienen menos probabilidades de tener efectivo disponible.

Las transacciones móviles son el tejido de la vida.

Noté una marcada diferencia en la facilidad de realizar transacciones móviles en 2018 durante mis extensos viajes por FICO: se está volviendo increíblemente fácil realizar casi todas las transacciones diarias con un teléfono inteligente.

  • ¿Un auto al aeropuerto? Uber o Cabify.

  • ¿Una reserva de hotel? En algunos hoteles puedo usar mi teléfono para pagar la habitación y entrar, evitando largas colas en la recepción.

  • ¿Quieres pedir comida a domicilio?  Existen variadas aplicaciones para pagar esto.

  • ¿Quieres pagar el estacionamiento? No es necesario hacer colas, con una aplicación se puede pagar desde el teléfono.

En 2019 predigo que las transacciones móviles serán aún más fluidas.

¿Menos transacciones de efectivo resultará en más fraude?

Como la mayor parte de las transacciones basadas en efectivo (sin importar lo pequeñas sean) se reemplazan con transacciones digitales, naturalmente la cantidad de oportunidades de fraude aumentarán. No estoy hablando de transacciones con tarjetas de crédito digitales donde las pérdidas por fraude son relativamente estables, me refiero a nuevos vehículos de pago que están vinculados a cuentas bancarias minoristas.

Mi tercera predicción para 2019 es que las pérdidas por fraude asociadas con las aplicaciones de pago móvil empeorarán antes de mejorar. Al menos en los Estados Unidos, los pagos en tiempo real son relativamente nuevos y las defensas contra el fraude simplemente no son tan maduras como lo son en el espacio de la tarjeta de crédito. Esta rápida aceleración hacia consumidores sin dinero en efectivo estirará la defensa contra el fraude existente en varias dimensiones.

¡Vamos por un 2019 sin efectivo!

A %d blogueros les gusta esto: